sábado, 21 de marzo de 2009

Meando de la risa


No me gustan nada los servicios del centro comercial, además de oler mal, la mayoría están siempre ocupados. Esta vez tengo suerte y entro rápidamente en el del fondo. Dos señoras conversan de retrete a retrete:


¡Prrrrrrrrf! –onomatopeya pedo-

- Jolin maja, ¿vaya pedo te has echado no?

- Bueno, qué más da.

- Ya, ¡pero y si hay alguien escuchando qué!

- Diré que has sido tú.

- Ah no, no, diré yo que has sido tú.

- Tu palabra contra la mía.


La imagen, aquí.

viernes, 20 de marzo de 2009

Ocho años



Sin tener en brazos a un bebé.

miércoles, 18 de marzo de 2009

La mariquita


Ayer fue un día bonito. Mientras caminaba despacio por la orilla de la playa encontré un par de piedras que me llamaron la atención. Recordé que hace muchos años regalé a mi padre dos piedras.

En aquella época era una niña y alguien me explicó que si una mariquita aparecía de repente en la mano y recorría los cinco dedos, se podría celebrar una larga vida.

A los días encontré la piedra con el tacto y la forma perfecta para pintar el insecto. Debajo apunté un te quiero en color negro. La otra piedra la pinté de verde.
Por varias circunstancias no pude darle el regalo a mi padre, pero con los años encontré las piedras en una caja de plástico transparente con una foto preciosa.

Mañana es su día, tan sólo diré una cosa:

Su día son todos los días de mi vida.


¡¡¡Felicidades a todos los papás!!!

domingo, 8 de marzo de 2009

El cuerpo, mujer.



Ese cuerpo femenino, polisémico, multifuncional.

Ese cuerpo habitado y cedido,

ese cuerpo que se ofrenda y se reclama,

ese cuerpo sobre el que la mayoría de las mujeres duda,

ese cuerpo al que se odia y se ama a partes iguales,

ese cuerpo fuente de placer y de desdicha,

Ese cuerpo fragmentado y escindido,

ese cuerpo desecho y reconstruido

ese cuerpo de caja de Pandora.

Ese cuerpo que se va construyendo día a día,

desde el cuerpo biológico desde el que nacemos

hasta el cuerpo erógeno que se descubre en relación con el otro.

Ese cuerpo que define la identidad y el deseo.

Ese cuerpo es territorio inexplorado, país colonizado y liberado,

herramienta de venganza, lienzo en blanco, espejo, imán,

Arma revolucionaria, surco y arado.

Pequeño fragmento del “Avance de Eros” de Lucía Etxebarria.



La fotografía es de la artista Isabel Muñoz.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Embrollo



Intuyo desde primera hora, las 9:01 de todas las mañanas, que no va a ser un día fácil. Llueve mucho, será que el sol de ayer calentó demasiado y acabó pidiendo a gritos una buena borrasca.
Pongo música para comenzar con fuerzas lo que ya sé que va a ser una mañana complicada. Comienzo a trabajar. Al cabo de una hora no sale lo que me he planteado y me tiro varias horas buscando la manera más inútil de que salga, ser una burra. Hasta que no salga, no paro. A media mañana, la situación se hace insostenible, suspiro cada dos por tres, la música se para y lo que era lluvia, se convierte en pedradas de granizo. Pienso en cosas tristes. Llega la tarde y sigo exactamente igual, qué pérdida de tiempo.

Ahora ya son las 23:05 de la noche.

Para mañana intuiré que desde las 9:01 será un día fácil. Aunque llueva y granice inventaré un rayo de sol a través de la ventana. La música será la misma y cuando acabe aprovecharé el silencio. A media mañana me levantaré a comer una naranja y diré que es un gran día. A la tarde pensaré en todo lo que he avanzado, y si es poco, será siempre algo menos que hacer al día siguiente.


Sólo así, siendo medianamente positiva, pueden cambiar algunas cosas.