martes, 29 de diciembre de 2009

Dos mil esperanzas


Ahora es cuando uno piensa en la de veces que hemos apagado la luz antes de irnos a la cama, el cálculo de los días divertidos, los tristes, de aquellos que se quedaron atrás. El año 2009 empezó raro. Un enero repleto de esperanza, energía y un febrero que negó todas aquellas promesas que se hacen antes de comenzar el nuevo año, llegó bien negro. Hay que escoger caminos, pensé. Y levanté. Porque si hay algo bueno después de una muerte inesperada, es que piensas que quizá esté pidiendo a gritos que continúes el camino sin perder el equilibrio y que se encarga de cuidarte, como lo haría yo, como lo haríamos todos. Y 2009 ha sido el año en que todo ha cambiado.

Pasan los días, los meses, y nos vemos en un diciembre tranquilo, en familia. A las puertas del 2010 una ya no sabe. Hace mucho tiempo leí que si el arte crea historias y lenguajes, es porque la vida está lejos de ser perfecta.

Mi mayor felicidad para todos. Siempre.

7 comentarios:

davarb dijo...

OHHH que bonitooo muriii. Esta guay que escribas y te desarrolles en facetas distintas.

Un beso.

Marta dijo...

"...si hay algo bueno después de una muerte inesperada, es que piensas que quizá esté pidiendo a gritos que continúes el camino sin perder el equilibrio y que se encarga de cuidarte...".

Esta vez, me toca a mí terminar así el año. Final de 2009 intentando aguantar el equilibrio. Y, a las puertas de 2010, desconcierto. Unos días más que otros. Pero haremos por que sea un buen año. El mejor posible, escogiendo caminos ;)

¡Feliz aventura!

Silvia dijo...

Está lejos de ser perfecta, es verdad, pero tiene sus momentos.
Mucha felicidad para tí también, maja.

bss.

Críptica dijo...

Feliz Año Nuevo brujita¡¡¡¡ muaaaaaaaaaaaaa

Juan Rodríguez Millán dijo...

Feliz año nuevo también para ti, Leyre. Que sea movido, pero mucho más bonito que el anterior. Y que nos lo vayas contando, claro...

Jabitwo dijo...

Leyre y que ha sido de ti estos meses de 2010?

Juan Rodríguez Millán dijo...

¡Hola Leyre! Acabo de ver tu comentario en mi blog y te he respondido allí, pero por si no lo ves, me paso también por tu rinconcito... Y te digo lo mismo que te he dicho en el mío, que en mi perfil tienes mi mail. Cuando puedas, escríbeme, por favor, y a ver si podemos vernos, ¿vale?