lunes, 18 de mayo de 2009

Masaje



Kharen, mi hermana pequeña, mientras le arropo:

- ¡Quédate a dormir!.

- No puedo Kharen, otro día.

- No, ¡quédate a dormir por favor !.

- ¿Y dónde duermo?

- Aquí, mira, conmigo.

- Hacemos una cosa, te hago un masaje* hasta que te duermas.

- Eso, un masaje, ¡bien!.

Masaje: Cosquillitas por la espalda, cara y cabeza.¡Supereducativos!.

La fotografía es de cuando era bien pequeña, también ahí los pedía, y ahora con la misma cadena que lleva al cuello, hace apenas una semana que ha hecho la comuníón.

4 comentarios:

Marta dijo...

¡Ohhhhhhhhhhhhh! Menudo par de brujillas encantadoras...

Silvia dijo...

Oye, me gustan más tus masajes que los de verdad, jaja.

Bss.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Cómo son los niños, je, je, je...

(sin número) dijo...

pues mi enhorabuena a tu hermana