sábado, 31 de mayo de 2008

Espíritu de expedición.


Matías era una profesora muy mayor, eso fue lo único que le salvó, que me recordara a mi abuela, con lo cual había una obligación, pacto, trato conmigo misma para intentar entender y estar atenta a sus explicaciones. En aquellos años la estructura mental de mis matemáticas era igual a basura, no las soportaba. Problemas y problemas, bastante tenía con los míos, que no eran pocos. Mi familia paterna pasaba por grandes dificultades y eso hizo que en poco tiempo creciera a rasgos incontrolables. Empeñé todas mis fuerzas en explicarme qué era exactamente la vida.

Ese fue su gran objetivo, explicarme el porqué de las cosas, se empeñó en reducir mi grado de empatía con las matemáticas. Obviamente lo consiguió, pero no llegó hasta el final. Normal, pienso, si hay algo que me caracteriza es la tozudez. Acabé repitiendo curso, suspendí dos asignaturas. Muchos de mis compañeros pasaron con cuatro y cinco asignaturas pendientes y eso me desorientó. Y yo porqué a ver, porqué. La señorita Matías se encargó de que esto fuera así, me enteré al tiempo, quiso que empezara de cero en todo.
En ocasiones pienso que gracias a ella remonté la vida -mi vida-, los estudios, el espíritu de expedición, y digo esto porque investigué qué era lo que realmente me alegraba, con qué disfrutaba estudiando.

Javi fue el profesor con el que me topé al año siguiente, se encargó de sacar toda la fuerza creativa que llevaba dentro y de despedirme de una vez por todas de las matemáticas, pues a los tres años me encontraba en una facultad abarrotada de ventanales y columnas rosas, horribles, llena de gente rara, con una biblioteca que me producía cagalera y donde jamás pensé que iba a ser tan feliz.


De la señorita Matías ya no supe nada, pero guardo el mejor de los recuerdos.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Sheila



No se ve muy bien pero bueno... jejej es que no tenia ninguna foto tuya en este ordenador y he tenido que sacar una foto a una foto... asi que imaginate... jejej pues lo dixo! zorionak! un besitoo!! y ahora te veo soplar las velas!!


Uno de mis grandes Regalos es tenerla cerca, a dos manzanas.

sábado, 24 de mayo de 2008

Sincronicidad


- ¿Pero tú a qué llamas fin?


- A nada.


- ¿Entonces?


- Entonces qué.


- ¿Entonces?


- Ciclamos y punto.


- ¿Ciclamos, seguro?


-Seguro.


-Pues entonces sincronizaremos ese ciclo.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Nada siempre es algo



Podría escribir cualquier cosa, pero nunca me vale, por eso hoy decido que valga, porque contar algo aunque no sea nada cuenta más que contar algo que diga todavía menos.

Y adjunto, para que parezca que cuento algo, que el sábado el cura me dejó boquiabierta. Estas fueron sus palabras mientras ellos escuchaban atentos:


- Os he contado esta metáfora de las águilas porque quiero que voléis. El matrimonio no tiene que ser un cese de libertades, sino más bien un respeto por la libertad de cada uno. Espero y deseo que la peor noche de vuestra vida sea la que durmáis culo con culo.

viernes, 16 de mayo de 2008

Cerca -Don´t Panic-



Estuve en observación sólo un día, insistí en que no pasaba nada, que estaba bien y que nadie se quedara a dormir. Aquella noche me puse los cascos.

Coldplay

martes, 13 de mayo de 2008

En el parque


Un grupito jugaba al rugby de banco a banco creando sobre el suelo montañas de extremidades, hasta que uno, y no el más débil, se ha hecho daño en el pecho y ha comenzado a llorar. Los demás han parado rápidamente, le miraban conmovidos.

- ¿Pero qué has hecho?

- Me habéis hecho daño sin querer.

Pluriverso



La busqué entre la multitud, caminaba frágil, poco erguida, podría incluso afirmar que iba a coger el autobús de la línea H1, pero no, entró a la cafetería, apoyó su cabeza sobre la esquina de uno de los divanes apartando el mechón que caía lánguido sobre su rostro, y a los pocos minutos sacaba el cuaderno del bolso y pedía un café.

Después vinieron muchas más noches, momentos en los que su belleza se actualizaba a cada instante. Espero paciente el día en que todo sea casual, sin ir tras ella, desesperado por abrirme paso hacia sus ojos negros, modestos, tiernos. Averiguar qué escribe, por qué lo hace siempre bajo las luces abstinentes del Habana Café, a esas horas. Sueño con el punto del mapa donde se refugia sola en su silencio, que no es más que un silencio simulado, transformado en frases que llenan las hojas inacabables de un cuaderno negro.

A orillas de lo irreal



Son bichos raros en una laguna que encierra una pompa de jabón, bichos raros que esconden palabras cortas, que viven al tiempo que ríen, ríen al tiempo que añoran y estallan al tiempo que ríen. Con las alas llanas al aire, él -sol de piedad inminente-ella, -la noche del equinoccio de otoño- trazan hermosas manchas circulares que refinan en el aire salpicando alegrías efímeras que bordean la orilla de lo irreal.

jueves, 1 de mayo de 2008

Aquel día, siempre Manolo.



Me llena de buenos recuerdos. Era teatral, cada vez que se subía al coche bajaba el espejo de la parte superior, se peinaba las cejas y miraba de reojo con la sonrisa incandescente. Sonaba Manolo.

- Bueno, ¿vamos no?

Ella solía asomarse por la ventana para despedirnos. Aquel día no pudo resistirse:

- ¿Esta guapa la ama* eh?

- Sí, siempre.

Ama*: mamá

---------------------------------------------------------------------

Hago pájaros de barro y los echo a volar...