miércoles, 26 de marzo de 2008

7 días


Brilla con una mirada desafiante, frunciendo las cejas como si le incomodaran los rayos de sol. La sonrisa agudiza sus mofletes colorados. Está muy guapo.

Y todos los días miro la fotografía. Hoy descubro ensimismada que en el título de página del periódico, pone en grande: 7 días.

martes, 25 de marzo de 2008

De narices




Larga y respingona. Nunca he podido tocarla con la lengua.
Con el frío sólo la parte más saliente se tiñe de rojo. En primavera salen unos cuantos sarpullidos, el único consuelo es Zovirax. En verano se abrasa creando una línea blanca- aspecto peculiar, aunque la pringue de crema factor 50- alrededor de la punta, que separa la zona quemada de la normal, nunca lo he entendido. A pesar de hacer esfuerzos para beber en un vaso de tubo y de pringarme de nata cuando como un buen gofre, es una de las herencias más bonitas.
Por supuesto, buen olfato, canino canino.

Todo va bien




Cruzamos la puerta del hospital sobre las 5 de la tarde. Sentados en la sala de espera, (descansillo enorme plagado de historias) una niña cuenta cuentos a una muñeca de trapo, tan feliz. Dos coletas altas adornan la carita de pilla y una cadena dorada luce colgada a su cuello dando saltos aleatorios. Pronto sonríe a la enfermera, quizás atraída por el olor a lavanda, su voz dulce o la manera tierna en que le ofrece el caramelo.

Los médicos deambulan de un lado para otro, casi enfermizo, parece una partida al comecocos. Dos sillones más adelante una señora asiente con la cabeza las explicaciones de la enfermera, por lo visto tiene una infección vírica que debe tratar con dos pastillas diarias.

Ane se encuentra de espaldas, sentada en una silla de ruedas con fuertes dolores, sale de cuentas dentro de dos días y parece que se le ha adelantado, entre la angustia y las ganas aprieta fuerte la camisa del marido, novio, pareja, amigo, hermano, no lo sé, que la mira tranquilo intentando contagiar, pero ella parece no estar por la labor, claro, yo sería peor.

Por fin entro en la habitación, le ha cogido por sorpresa, no se encuentra bien. No hace más que preguntarme con una media sonrisa quequétal, cojo su mano y le acaricio, nunca lo había hecho. La tía María Eugenia siempre ha sido una buena mujer, destaca por la boca de los que la conocen por su buena fe, educación y amor, todo el amor. Le digo que todo va como siempre.

- Ya ha pasado lo peor, verás como toda va a ir bien.

- Espero.

Esto es cómo el barquito de la canción, pasaron un dos tres cuatro cinco seis semanas y aquel barquito, aquel barquito navegó.

domingo, 23 de marzo de 2008

Papelajos


Hay cosas que resultan un poco tristes y que por desgracia se repiten una y otra vez. Dos personas se quieren, están tan plenos que deciden dar el paso al matrimonio, se aman tanto que al poco tiempo son papás, crece el bebé y deciden separarse. Bien, está bien, todos sabemos que el derecho a la felicidad es libre y que así debe de ser, o por lo menos es lo que pienso, pero cuando hay niños por medio una separación produce aún más tristeza. En los papeles:

Reunidos

Los esposos X y X

Manifiestan
Que contrajeron matrimonio en X fecha, de este matrimonio ha nacido una hija X de 6 años de edad.
Que ante la situación conyugal existente, los esposos han estimado oportuno solicitar la separación matrimonial de mutuo acuerdo.

El padre/madre puede estar con su hijo/a:

Quincenalmente: un fin de semana, desde las 10 horas del sábado hasta las 20 del domingo. Y una tarde en la semana en que no corresponda en fin de semana

Navidades y Semana Santa: 6 días, coincidiendo los años pares con los días 24 y 25 de diciembre y la Semana Santa, y los impares, con los días 31 de diciembre y 1 de enero, y la semana de Pascua.

Verano: un mes, coincidiendo los años pares con Julio y los impares con agosto.

Estas cosas son las que desbararajustan un trocito de vida, quizás por el derecho a ser feliz. Y se entiende, a la larga todo es comprensible, pero nunca deja de dar pena.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Danza del encuentro




En el NOA nació la "Zamba", la más bella de las danzas Argentinas. A su ritmo lento y melancólico el hombre persigue a la mujer, que se escapa hasta finalmente aceptar el galanteo en un juego de seducción que se expresa también a través de los pañuelos.



NOA*: Noroeste Argentino

Septiembre, y será mayo.


1


Nos llamamos poco y siempre ha sido así, muy primos, nos queremos y nos reímos mucho, pero llamadas las justas.


2


Descuelga el teléfono:


- Ñam ñAm ñAm, ¡Qué dices!


- ¡Y tú, qué dices!


- Pues nada, cenando pasta.


- Te llamaba para ver qué tal.


- Jajajjaj…a ver Leyre, qué día es hoy, ¿es algún día especial no? Tu cumple no…no sé.


- Que pasa, no te puedo llamar para ver qué tal, menudo desagra…


- Que si que si, pues bien, aquí, como siempre ñam ñam ñam.


- Pues eso, que cenas pasta.


3


El mazapán se casa. Hace tres semanas me ví sentada a su lado opinando sobre la comida y ahora sobre el traje, porque es lo único que sé hacer en estas circunstancias, opinar.


Vienen tres chicas. Las tres me diréis mejor. Esta semana te llamo.


Se me va a caer la baba.

Cumbres


Ha llegado el invierno a la montaña…antes del tiempo frío, el campo ha parido su fruto diverso, su grito de alumbramiento ha sido un grito de colores, gritando por las polleras de las cholas y por los ponchos de los indios, esos gritos subieron a las cuestas y al terminarse los caminos quedaron petrificados. Y entonces los llamaron “cumbres”. Eso nomás son las cumbres cordilleranas: gritos petrificados.

Fragmento de Aires indios de Atahualpa Yupanqui.


Fotografía: Rafael Fernández Belda

domingo, 9 de marzo de 2008

Te espero en la Termial 1 el día 34 del 15 del 3050





Anuncian chubascos. Las horas serán cortas. Nº 37F (ventanilla)

El menú será un cucurucho de maní garapiñado.

Te esperaré.

jueves, 6 de marzo de 2008

Tibi


Kharen observa en la pantalla del ordenador un mimo en 3 dimensiones . Parece que le gusta.

- Ala……


- Te lo regalaré cuando lo acabe.


- ¿Y cómo lo sacas de ahí?

¿Y qué es?



Juega sobre la mesa con el alambre verde creando misteriosas formas, podrían ser cáscaras de naranja, calcetines de seda, migas de pan, gotas de agua, cuatro corazones, la suela de un zapato, una hoja, podría ser ella o podrías ser tú.


Cruces de ojitos y caída de pestañas en un intercambio de miradas.


Todo puede ser.
PD: Jorge, lo tuyo puede ser Pixar. Puede ser.

¿Duermes?



El final de un día siempre es agotador. El momento que más pienso esto es cuando me tumbo en la cama muyendo el sitio y acomodando la cabeza en la almohada. Ohhh... la almohada... nuestro osito de peluche. Unos babean, otros abrazan, otros la estrujan contra el cuerpo, la matan a ronquidos, en fin, mil maneras de dormir. Es un momento espectacular.


Móvil en la mesilla, alarma puesta…y de repente ¡brrrrr… brrrr…..!


Mensaje.


Buh!

sábado, 1 de marzo de 2008

Hacia el subsuelo del sueño


Momentos que quedarán grabados en la mente, diferentes alcobas en las que había dormido, recordando el estampado de las colchas, la orientación de cada ventana, el color de las paredes, días lejanos que en aquel momento parecían recientes, nostalgias a las que cedía porque me encontraba demasiado cansada para resistirme, pero nada podía aliviar ese cansancio infinito, y las horas de sueño, en vez de reparar, daban más sueño.

Recuerdo que aquel sueño disipaba suelto en otro sueño viajando a toda velocidad por el tiempo sobre una cama que parecía la alfombra mágica, me despertaba después de haber estado durante un tiempo indefinido atravesando las vastas regiones del todo cuanto quiero, mandando construir un mundo en tonos verdes, un cielo claro y su imagen, que jamás la había tenido tanto tiempo entre mis brazos.