lunes, 1 de diciembre de 2008

Amapola



Comienza así la mañana, medio dormida, con un cielo gris y un hielo que rodea media manzana. La otra media, lo deshace un rayo de luz que achicharra el corazón.

- ¿Cómo lo llevas?.

- Trabajando.

- Deberías de estar montado en una noria comiéndote un helado de Ferrero Rocher.

- Y tú deberías de estar comiendo yemas de espárrago.

La cuestión es lo de siempre. El deber de estar en una nube, en la burbuja o en el zoo dándole de comer a los mandriles. También ser bohemio, que te libre la literatura, o lo que no es la literatura. La cuestión son muchas cosas que generalmente no se olvidan y tienden a imantarse en la neurona.

Hoy, el órgano muscular Navarro, hueco, de forma cónica cuyas contracciones mantiene la circulación sanguínea y que bombea unos 300 millones de litros de sangre, cumple 30 añitos.

Y debería de estar montado en una noria comiéndose un helado de Ferrero Rocher o sentado en un banco recomendándome la lectura de Peter Stamm, porque es el mejor libro que se ha leído en mucho tiempo. Lo leerá, dice, como si fuese Papa Noel, sólo porque le he dicho que lo leeré, sí, lo leeré.


Feliz cumpleaños amapola.


En la fotografía: Uno de los miembros del Canto del loco, o El loco a secas.

3 comentarios:

J. dijo...

Oh... Gracias Leyre (yseansacabó). Eres un cielo apapanuelado.

Me he reído muchísimo.

Montones de besos

Habrá que celebrarlo!!!

Marta dijo...

¿Amapola? ¡Amapolón! ¡jaja!

jessy dijo...

ZORIONAK ZURE URTEBETETZEA, ZORIONAK!!!! AJJA,

ai nuestro javitxu. Falta una fiesta en condiciones eeee