jueves, 18 de diciembre de 2008

Al son de su locura


Hacía un frío desagradable que junto con el viento congelaba la punta de la nariz. Se escuchaba el cloc, cloc, de los zapatos por las calles desiertas y la melodía de una guitarra que acompañaba a la lluvia en la inmensa oscuridad de la plaza. Cantaba canciones que apenas se entendían.

En cada pueblo hay un loco, o mejor, en cada pueblo hay alguien que sobresale sobre la gente aparentemente normal. Retrocedo y hago incapié en las veces que me he visto sorprendida tarareando sus canciones durante el camino. En las historias que me contaba X. Es un artista, me decía, le dije que me tocara la canción, y disfruté escuchando. Lo innegable, es que lo hace porque detrás de esa mente alocada y dicharachera, le gusta saber que hay quien que se divierte con lo que él representa, y si además descubre alguna que otra sonrisa, es más que suficiente. Todavía se escucha:

Míralo, ya está con sus locuras. Dios mío, a este hombre no sé cómo no lo encierran. Pero que barbaridad, a estas horas, y dando el cante. Mira que pintas. Está loco de remate.

Estas palabras son lo fácil, lo difícil está en pensar que no comete ningún delito, que sus canciones suenan a cambio de nada en medio de una tarde lluviosa, llamémosla triste, en la que la mayoría pensamos en si llegamos pronto o tarde al lugar, en qué hacemos mañana para comer,¡qué mal se ha portado hoy el niño!, ¿habrán arreglado el coche en el taller?. Un sin fin de cosas, que cabe la posibilidad de olvidar al escuchar sólo una de sus canciones.



La Fotorafía es de aquí

4 comentarios:

Marta dijo...

¡A mí siempre se me congela la nariiiz, jaja!
Me gustan los músicos en la calle. Distraen, hacen pensar en otras cosas... Mira qué linda locura.
Ey, qué bien que hayas vuelto a escribir, que ya te estábamos extrañando muchooo.

Leyre dijo...

Martaaa de vez en cuando no te creas, me quedo en blanco, y prefiero leeros. Gracias por tanto cariñooo...y un besote bilbutxi.

Jontxuuu no sé que ha pasado con tu cometario, te juro que ha desaparecido, pero quería comentarte que este hombre, es un tío joven que tiene dos carreras, una de ellas filosofía, la otra no tengo ni idea y quizá no me he sabido explicar bien, me refería a que la gente se va a lo cómodo, a todos parece que les gusta hacer de menos a una persona que por las circunstancias que sean -las desconozco- en su día era un hombre que daba clases, que tenía una vida de lo más normal, y que seguramente era más de un ejemplo para aquellos que lo maldicen.Y que ante todo, da igual que tenga dos, tres carreras u ocho, era persona, me basta eso. Si que es cierto que no hace mal a nadie, que está enfermo, pero no agrede verbalmente, ni fisicamente. Canta baila, ríe, salta, cuenta historias en alto etc... Igual he decorado masivamente el texto pero en fin, eso es todo, ¡espero que no se suicide!.

Besitossss mil.

Jon, ilustrador dijo...

jajajaja

mi memoria es tán a corto plazo que ya no recuerdo que escribí… voy a darme cabezazos contra la pared a ver si sale… pero no borres este mensaje que no lo recordaré:P

Leyre dijo...

Comentaste que acabaría -como todos- suicidándose, ¡mira que eres burro!

Besote!!