jueves, 25 de septiembre de 2008

El atardecer



Desde lo alto se ve todo diminuto. Tejados, caminos lombriz, verde, marrón, violeta, naranja. El cielo se toca con los ojos, todo parece templado, limpio y tranquilo. Doy curva la derecha, curva hacia la izquierda y me incorporo a una zona plana, llena de verde, para ver el atardecer.

Los picos se van comiendo al sol, las nubes lo arrinconan y de pronto desaparece.


La imagen es del monte Jaizquibel.

2 comentarios:

Marta dijo...

Qué bonitooooo. Y qué paz, ver cosas como ésa ¿verdad? Muchas veces pienso "menos mal que existe algo así"...

Leyre dijo...

Y menos mal que lo podemos disfrutar, que esta a nuestro alcance. Muuuuuuchos besos Martuki!