viernes, 1 de agosto de 2008

Un As bajo manga


Se han ido todos de vacaciones a Navarra. Me llaman por teléfono y se van poniendo uno a uno. Kharen es la tercera vez que habla conmigo y le cede el teléfono a Arantza, la tercera de las hermanas.

- ¿Por qué no has venido con nosotros?

- Tengo que estar en el ordenador.

- Ah muy bien muy bonito me parece, prefieres estar conectada al ordenador y no venir con la familia.

- No Arantza, esto es trabajo, tengo que hacerlo.

- Ah bueno vale, pues entonces vale. Ten cuidado con el Payaso a la noche no vaya a ser que te clave un cuchillo.

- El payaso lo guardé, así que tranquila, no creo que se despierte a las noches.

- Vale, mejor, te paso con Kharen.

Aclaro que el Payaso se trata de un muñeco al que Arantza le tiene pánico desde que era pequeña, y nunca he entendido porqué, luce una cara simpatica.

4 comentarios:

patzarella dijo...

a mi la verdad es que los payasos nunca me han gustado...

Mariana :) dijo...

A mi tampoco me gustan los payasos, fue desde una vez que tenía como 4 años y vi una película que se llama "Eso"...

Muchos saludos

Juan Rodríguez Millán dijo...

A mí ni me gustan ni me disgustan, pero que el payaso forma parte de cualquier iconografía de terror está fuera de toda duda...

Yo me estaba acordadno del payaso de juguete de 'Poltergeist', que ese sí que daba miedo...

María dijo...

.... yo estoy con aranza.... que miedo un payaso en el cuarto por la noche....