jueves, 14 de agosto de 2008

Esto es real



Está pitando un camión. Nunca me he subido a un camión.

Ahora me gustaría pintar, por ejemplo, el humor del universo. Carcajadas. Me doy media vuelta, pero no encuentro el centro neurálgico de la risa.

En un primer momento, hace ya la friolera de 12 años, imaginaba que el único problema que había en esta vida era no saber resolver una ecuación.

Granada me sorprendió.

Ayer me imaginé viendo los fuegos artificiales desde la ventana de un avión destino patagónico.

Y se intuye que el cerebro, a veces, es así de disparatado.

2 comentarios:

patzarella dijo...

taz loqu'isimaaa !!!!

J. dijo...

Así, así. En tu salsa...