martes, 19 de agosto de 2008

El primer amor


Todavía me acuerdo de sus ojos, le vi pasar cerca, parecía que tuviera prisa dando zancadas entre tanta gente, y me vio. Entonces se paró y me dijo con esa sonrisa blanca que no se borra. Cuánto tiempo. Sí, mucho, demasiado, respondí.

-Me caso.

Apenas me puse nerviosa. Pasaron decenas de imágenes por la cabeza, todas ellas bonitas. Y continuó:

-Le pedí la mano en la playa, entre miles de velas y fuegos artificiales. Lo preparé todo.

Clavé fijamente las pupilas, sonriendo, quizá como nunca me había atrevido a hacer. Exploré todo y cada uno de sus gestos. Contagiaba.

El primer amor es ese en el que nunca te equivocas, pensé.


La fotografía es de aquí

4 comentarios:

am dijo...

Qué bonito, Leyre! La frase final es genial!

María dijo...

que bonito! Estoy contigo, desde luego con el primer amor nunca te equivocas y si encima es el unico y para siempre.... mejor! ;)

J. dijo...

Estoy de acuerdo. El primer amor es el único amor. Lo demás son historias que pasan.

Marta dijo...

¡¡Otra que anda desaparecidilla...!! ;)