viernes, 11 de julio de 2008

Enferma


Está sentada en la terraza. Toma un café con su madre, el perro revolotea por los alrededores. Sé que no está bien, su madre no está bien. Me dice con buena cara que le han puesto todos los chiringuitos de las ferias debajo de casa, le digo que yo miraré ahora, que todavía no he visto nada pero que seguramente duerma en otro cuarto porque será insoportable. Entre tanto la madre pide agua, y la quiere ya. Entonces nos despedimos, mañana bajaremos a tomar algo. Pienso que hay días en los que ha estado mejor, me voy con pena. Lo único que alivia es ver que sus hijos dan la vida por ella.

No hay comentarios: