miércoles, 18 de junio de 2008

Panini


Una llamada inesperada, pues hace un rato ya había hablado con ella.


-¿Está todavía ahí mi madre?- Enfadada.


- No, se acaba de ir ahora mismo.


-Es que se me ha caído el panini por la ventana.


- ¡Cómo que se te ha caído el panini por la ventana!- Riéndome.


- Sí, me lo iba a comer en la ventana, le he dado en el canto sin querer y ha salido disparado.


- ¡Y pretendes que la pobre de tu madre se coma el marrón de la vecina!


- ¡Qué quieres que haga! me da mucha vergüenza, encima se ha caído en un sitio estratégico, y no se va a dar cuenta.


- ¡Dónde se ha caído!


-En un armario que tiene en la terraza.


-Vete y da la cara, no tengas tanto morro.


-No no, yo no voy.


-Bueno pues mañana me cuentas el final del panini.

3 comentarios:

am dijo...

Jajaja, pobre. Pero la anécdota es muy graciosa. Saludos!

Juan Rodríguez Millán dijo...

¿Y qué ha pasado con el panini...? No nos dejes así, je, je...

un beso grande como un dedal dijo...

Ya sabes Ley, a hacer un corto con el panini. Sino,a lo mejor lo hago yo y todo... je je je