jueves, 26 de junio de 2008

La calle, creatividad.


Las calles sonaban alegres. Mientras, todos mirábamos expectantes la final de todos los años. Perdieron, pero muy buen portero, qué voy a decir. Él jugueteaba por toda la plaza y llevaba una caja de cartón en la que había dibujada una cara. Cuando todo acabó lo encontré solo en medio de la plaza colocando una grapa que se le había soltado. Apuré al rescate.

- ¿Qué chulo el cabezudo eh? ¿Lo has hecho tú?

- Me ha ayudado mi madre.

Colocamos la grapa y no me pude resistir, cayó foto, y tan orgulloso.

2 comentarios:

Mariana :) dijo...

¡Este cabezón está chistosísimo!

Lo que se encuentra uno en la calle...

Muchos saludos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Qué bueno... Y aunque sólo sea por ese escudo que se ve en la pierna del pantalón, le tengo que coger cariño a la foto...