lunes, 30 de junio de 2008

Dime cómo lo hago yo.



Muchos fueron los que en los años 80 cayeron en el mundo de las drogas y se perdieron. Aquellos malos, duros años en los que familias llenas de magia acabaron rotas en silencio. Hoy no se han recuperado, pero perdonan. Lo más estúpido fue caer, lo más bonito que levantaron y lo injusto, que ya no están.

El cuento de hoy dice que érase una vez los que estuvieron.

Nadie merece caer, absolutamente nadie. Y cuántos.

La canción: Carlos Goñi. Habla sobre el perdón. Hay un previo en el que habla del amor, pero quiero hacer incapié en ésto: Dice que ellas son más grandes, hay ellos que también lo son.

No hay comentarios: