miércoles, 21 de mayo de 2008

Nada siempre es algo



Podría escribir cualquier cosa, pero nunca me vale, por eso hoy decido que valga, porque contar algo aunque no sea nada cuenta más que contar algo que diga todavía menos.

Y adjunto, para que parezca que cuento algo, que el sábado el cura me dejó boquiabierta. Estas fueron sus palabras mientras ellos escuchaban atentos:


- Os he contado esta metáfora de las águilas porque quiero que voléis. El matrimonio no tiene que ser un cese de libertades, sino más bien un respeto por la libertad de cada uno. Espero y deseo que la peor noche de vuestra vida sea la que durmáis culo con culo.

No hay comentarios: