viernes, 25 de abril de 2008

Intrigas



Intento desmemorizar el acento gallego que me ha venido a la cabeza durante parte de la mañana, ¡qué he visto, leído, oído para estar pensando en gallego!, nada, entonces no entiendo.
Es lo mismo que levantar una mañana con una frase en la cabeza, te persigue. Hay un momento del día en que eres consciente de que llevas leyendo la frase en tu cabeza durante horas, te propones olvidarla y de nuevo te vas a la cama y se empeña en darte las buenas noches. Menos mal que al día siguiente parece haber desaparecido.

4 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Cuando ando por el norte, algo de acento vasco se me acaba pegando. Claro, que entonces sé el motivo por el que se me pega. No me ha dado todavía nunca por hablar con acentos que no oigo, je, je...

Leyre dijo...

Lo que me pasa en realidad es dentro de la cabeza, es decir, no me pongo a hablar en gallego!!

Echas de menos el norte no?Jeje...Besicos!!!

am dijo...

Me pasa con las canciones. Me levanto con una en la cabeza y tal cual, como dices tú, me persigue durante todo el día. Es raro, jaja. Un beso!

Cuanto tiempo hacía que no dedalaba nada dijo...

¡¡¡Vivamos coma Galegos!!!
Xa ves ti, espero que para mal no sexa eu quen te contaxiara, non é para tanto, o galego é bonito e moi folclórico, e quen entenda o portugués ou o castelán teno moi doado.

Moitos bicos rapariga e polo medio un dedal.

Translexion:
Que vivamos como gallegos
Ya ves, espero que para mal no haya sido yo el que te lo haya contagiado, no es para tanto, el gallego es muy bonito y muy folclórico y quien entienda portugués o castellano lo tiene muy fácil.

PD: Podía haber sido peor, por ejemplo pensar en japones mientras te entiendes con un programa en inglés.

:P