sábado, 1 de marzo de 2008

Hacia el subsuelo del sueño


Momentos que quedarán grabados en la mente, diferentes alcobas en las que había dormido, recordando el estampado de las colchas, la orientación de cada ventana, el color de las paredes, días lejanos que en aquel momento parecían recientes, nostalgias a las que cedía porque me encontraba demasiado cansada para resistirme, pero nada podía aliviar ese cansancio infinito, y las horas de sueño, en vez de reparar, daban más sueño.

Recuerdo que aquel sueño disipaba suelto en otro sueño viajando a toda velocidad por el tiempo sobre una cama que parecía la alfombra mágica, me despertaba después de haber estado durante un tiempo indefinido atravesando las vastas regiones del todo cuanto quiero, mandando construir un mundo en tonos verdes, un cielo claro y su imagen, que jamás la había tenido tanto tiempo entre mis brazos.

3 comentarios:

Mariana :) dijo...

Subconsciente, el mundo en tonos verdes y el cielo... ¡me encanta!

Muchos saludos

am dijo...

Me gustó mucho el post! Es que los sueños son un misterio!

Saludos, Leyre!

No soy Peter, pero soy Yanost dijo...

Este tipo de sueños son muy ansiados por la gente, representan la plenitud que se alcanza cuando uno ya es totalmente libre y exento de toda tarea pendiente, que es cuando deseamos buscar nuevos horizontes con los que volver a saciar ese ansia de creatividad.

Que vamos, que para que nonos andemos con rodeos, que métele el turbo para el mimo que hay que volar... ¡vamos vamos!

Y para más ánimos un dedal a coro de "Si acaso quieres volar... Piensa en algo encantador..."