jueves, 6 de marzo de 2008

Tibi


Kharen observa en la pantalla del ordenador un mimo en 3 dimensiones . Parece que le gusta.

- Ala……


- Te lo regalaré cuando lo acabe.


- ¿Y cómo lo sacas de ahí?

4 comentarios:

El sastrecillo valiente dijo...

Eso es muy fácil, se anima y lo cuelas en una peli para que todo el mundo lo pueda ver. Será en ese momento cuando digas, Kharen - "Tibi no lo hice, pero es un regalo de mi hermanita, así que es mío"- luego pasa lo que pasa, que si queremos hacer muñecos de Tibi (pagando claro está), que si queremos hacer otra peli de Tibi (también pagando más), Tibi con tal, Tibi con cual etc...

Pero para meterlo en una peli hay que terminarlo, así que... ¡Animo, la fama y el glamur os espera!

Ein, qué anda rodando por la alfombra roja... un dedal.

Sí, un dedal a cambio de que no despiertes de esta paranoia y la aproveches para alimentar ilusiones que dan vida y por las que se lucha en vida por alcanzar.

Leyre dijo...

Buuuuff fama fama dinero dinero...horror horror. Yo busco otras cosas..

Dinerillo el justo pa poder plantarme en varios lugares y ver y ver y ver..

Besito Sir Santi!!!

¡Ay Dios, estoy más solo que un grano de arena en el polo norte! dijo...

Dinero y fama es para Kharen cuando se lo des, a tí sencillamente el reconocimiento de hacer tan salao personaje, y sobre todo el poderlo hacer en un buen margen para disfrutar del tiempo libre hasta el próximo trabajo.

Como no has dicho glamour supongo que de eso sí que quieres y te lo deseo :P (ala ya he gastado otro deseo, vaya por Dios).

No me gusta nada el dinero pero lo necesito para los pequeños placeres que me puede reportar la vida, y aún más que voy a necesitar para poder financiarme todas las aventuras que pueda vivir y reproducirlos donde pueda... me lo puedo imaginar, aunque ahora que lo pienso, en el fondo para lo poco que me he movido he vivido cosas muy curiosas, lo malo es que aún me queda esa larga espina venenosa clavada en el apartado de cuentas pendientes en mi vida -_-

Sé lo que me vas a decir "que ya me llegará" o quizás "qué tío más pesao %&$#..." pero el monstruo que siento cada vez que lo pienso es espeluznante. Y pienso mucho y de todo un poco, vamos, que soy pensador profesional. Tanto, que procuro hacer vida sin pensar, pero no puedo, tendría que ir a clases especiales de idiotizar para conseguirlo o golpearme con un bate en la cabeza.

Ya te di un dedal antes en este post, pero no por ello dejaré de ofrecerte otro.

Marta dijo...

"No importa cómo. Sólo que cuando lo acabe, te lo regalaré" :)

Qué bonito, Leyretxu.