jueves, 6 de marzo de 2008

¿Duermes?



El final de un día siempre es agotador. El momento que más pienso esto es cuando me tumbo en la cama muyendo el sitio y acomodando la cabeza en la almohada. Ohhh... la almohada... nuestro osito de peluche. Unos babean, otros abrazan, otros la estrujan contra el cuerpo, la matan a ronquidos, en fin, mil maneras de dormir. Es un momento espectacular.


Móvil en la mesilla, alarma puesta…y de repente ¡brrrrr… brrrr…..!


Mensaje.


Buh!

7 comentarios:

Mariana :) dijo...

¡¡A mi me encanta dormir!!
Por eso apago el sonido del cel en las noches, así me llega todo pero puedo dormir a gusto...

Saludos

Un viejo saco solitario de sorpresas por descubrir y ser descubierto dijo...

Seguro que matas la almohada a ronquidos.

¿Por qué lo sé?, no me malinterpreteis mujer de ensueño, seguro que roncais porque sino qué otra imperfección podría encontrar en tí para darme cuenta que no eres D I V I N A. (Bonita deducción verdad?)


- "Ya, pero yo a veces tengo un genio que no lo controlo..."

Aaaaaah muller*, los pasteles y los dulces para los que están acostumbrados a las empalagosidades, y nunca se han atrevido a experimentar en la vida con sabores exóticos y picantes. Lo sé, cuesta mucho acostumbrarse al picante, pero cuando lo has degustado en todo su esplendor no lo puedes dejar. Además las genios dejarían de ser genios si no tuvieran genio.

Y como primer deseo te deseo un porcelanoso dedal y para los dos deseos que me quedan... mnmm... no los podría pedir, tan solo desear alcanzarlos por mí mismo, así que te los regalo (¡¡pero ni se te ocurra pedir volar mientras te lanzas por la ventana, que es una metáfora ;campanilla!!).

PD:Y sí, yo también ronco, pero solo cuando lo hago y no todas las veces que duermo o sueño.

PD2: Los pasteles y los dulces no están mal, pero cansan, no os parece?. Tampoco quiero decir que cojamos y nos tomemos los jalapeños de cinco en cinco. Simplemente el ansia de abarcar todas las sensaciones que nos experimente de la mejor manera.


*: mujer (en gallego)

Leyre dijo...

Dormir dormir, a mi también me encanta, pero como tenga los pies fríos no hay manera. No sé a que viene, pero te lo cuento.

Besito Mariana.

Galego¡¡¡Estas como una cabra!!!
Menudos cotarros que me organizas!!!

Cotarros*: Caos, en catellano.

jeje
besote!

J. dijo...

A mi me pasa también. Sí. Recibo mensajes raros a horas intempestivas. Me sienta como si me hincasen el dedo indice en el hombro.

Leyre dijo...

La noche te confunde...

Marta dijo...

En cambio, a veces, uno se acuesta esperando que hubiera sonado la entrada de un mensaje que nunca llega... Y termina por dormirse, de puro aburrimiento. Por ejemplo.

Leyre dijo...

También es verdad Marta!!!!jajjaja.

Besito!!!