lunes, 11 de febrero de 2008

¿Sorpresa?





Llegaba tarde y ella esperaba en la puerta con la capucha del beroki* en la cabeza, dice que es para no llevarlo en la mano. Abrazaba su carpeta cerca del primer escalón.

La he llamado dos veces desde fuera pero concentraba su atención en otras cosas, asique se me ha ocurrido entrar por otra puerta y sorprenderla tapándole los ojos.

- ¡Leyre!

He soltado para comerla a besos.

- ¿Cómo sabías que era yo?

Tienes las manos frías.

Beroki: Abrigo

1 comentario:

J. dijo...

Como palitos de cangejo tienes las manos tú ;)