lunes, 28 de enero de 2008

Púrpura



Una vida intensa sentenciada a sobrevivir. Creció demasiado rápido en el umbral de una familia nómada dedicada al mundo de la música. Pasaba largos años retratando lugares en un pequeño cuaderno donde recolectada historias con el convencimiento de que algún día fueran publicadas.


"Me tendí en la penumbra azulada del alba con el libro sobre el pecho y escuché el rumor de la ciudad dormida golpeando sobre los tejados salpicados de púrpura".


La muerte repentina de su madre marcó una odisea de transformaciones. Se asentaron en un pequeño pueblo de la ciudad parisina. Mientras él estudiaba humanidades enriqueciendo su acebo cultural con las últimas novedades literarias, su padre tocaba el piano en el teatro principal murmurando en silencio la eterna juventud de la madre.

1 comentario:

Y4N057 d V4d15 dijo...

Ese personaje....

Algún día escribiré también, pero me encantaría que fueran cuentos o historias contemporáneas divertidas que curen el alma lectora y no historias predestinadas a la soledad para sensibilizar al lector, porque un buen contador de historias no solo ha de tener una vena sensible; ha de tener vivencias para enfocar su creatividad, aunque finalmente a la larga termine el que quede recreando en honor a lo que fue y nunca dejará de ser.

Termino no sin antes dedicarte muchos dedales. :P