sábado, 19 de enero de 2008

La ley de Murphy y Don Limpio.



El día que hay que madrugar, mantengo el cuerpo pegado a las sábanas, en cambio cuando no hay porqué levantarse pronto, abro el ojo antes de tiempo. Hoy mientras daba mis primeros parpadeos – 9 am- intentaba pensar en el poco tiempo para aprovechar la mañana.

Tengo hasta la una, igual un poco de piscina luego hago la casa, la comida a todo meter y a la una estoy en el trabajo. Jacuzzi sauna….no, depilación. Pues baño en casa con sales, velas, libro, luego hago la casa, la comida a todo meter y a la una estoy en el trabajo. Aire necesito aire. Gimnasia, igual un poco de gimnasia, media hora debajo de la ducha, luego hago la casa, la comida a todo meter y a la una estoy en el trabajo. Sábado, demasiada gente. Qué aburrimiento, alarma, las 9:30.

Media hora de reloj rascando las sábanas, pensando qué hacer para tener 4 horas de provecho.

Desayuno de medio bizcocho con colacao, cuatro orquillas en la cabeza, bata, música, el pronto y la fregona. Diez minutos para vestirme y arreglarme y a las 13:01 estaba en el trabajo sin comida. Increíble pero cierto.

A partir de Febrero, por fin, preparo el calendario.

2 comentarios:

Yanost dijo...

Espero que con el pequeño aporte de hoy tengas algo más de tiempo para tí.

Un saludito y besotes

patzarella dijo...

eso sí es vida caray !!!!
akí hay que levantarse a las 5 am para llegar al trabajo a las 9...
jaja

pero es divertido ;-)

un besooo