sábado, 26 de enero de 2008

Couvada



Hace poco leía sobre la influencia del embarazo en el futuro padre. Cada vez es más fuerte la implicación de ellos en el proceso. Con esto no quiero decir que no lo hayan hecho nunca, sino que quizás, por la cuestión que sea, el hombre ha estado más de lado.

Me ha parecido un poco curioso leer que en varias culturas existe un ritual ancestral llamado Couvada, en el que, tras el parto, el hombre se mete en la cama y simula estar dando a luz. En algunas variantes del ritual, vecinos y familiares traen regalos y cuidan al parturiento como forma de incluirle plenamente en el acontecimiento.
En fin, resulta gracioso.

5 comentarios:

Carlos R C Corrêa dijo...

VOCÊ DEIXOU NO MEU BLOG FELICITAÇÕES PELO 2008. AGRADEÇO DE CORAÇÃO E DESEJO A VOCÊ UM FELIZ 2008!!!!

NA VERDADE O PAPEL DO PAI É MUITO IMPORTANTE NO SUPORTE EMOCIONAL DA MÂE QUE ESTÁ GRÁVIDA. PARA TANTO ELE DEVE TAMBÉM SER CONSIDERADO COMO "GESTADOR". SE OBSERVARMOS A NATUREZA VEREMOS ESPÉCIES DE PEIXES MACHOS QUE DEDICAM-SE INTEIRAMENTE NO CUIDADO DOS SEUS "filhinhos".
DE FATO A NATUREZA É MUITO SÁBIA.

USTED QUE DEJÓ EN MIS FELICITACIONES DE BLOG POR EL 2008. ¡AGRADEZCO DE CORAZÓN Y LE DESEO A FELIZ 2008! EN LA VERDAD EL PAPEL DEL PADRE ES MUY IMPORTANTE EN LA AYUDA EMOCIONAL DEL MÂE QUE ES EMBARAZADO. PARA DE TAL MANERA DEBE TAMBIÉN SER CONSIDERADO COMO “GESTADOR”. SI PARA OBSERVAR la NATURALEZA VEMOS LA ESPECIE DE LOS PESCADOS MASCULINOS QUE SE DEDICAN ENTERAMENTE EN el CUIDADO DE SUS “filhinhos”. DE HECHO LA NATURALEZA ES MUY SABIA.

Jon dijo...

Cualquier día de estos me embarazo, 9 meses en la cama y luego me pongo a parir... como siempre.

María dijo...

curioso...

Nos descubres unas cosas...

besos!

Yanost... dijo...

Ya conocía de antes la couvada, me lo dijo un hermoso pajarillo. Así a primeras me parecía una manera muy machista de intentar robar el protagonismo a la parturienta; es como si me pusiera a sentirme cansado porque estuviera viendo cómo me limpian la casa en vez de ir a ayudar.

Pero visto desde el punto de vista de una implicación más ya lo veo con otros ojos. No es solo el noble sentimiento de querer cuidar de la criatura y de la madre, se quiere llegar a más, el sentimiento de culpa por no ser él el que sufre el dolor que llega hasta a recrear las circunstancias.

Como no soy Schwazzeneger (a ber si lo e eskrito vien) nunca podré engendrar en mis carnes mi bebe, así que al menos sabré que me queda la opción de vivirlo lo mejor que pueda y después una buena couvada.

Moitos bicos.

am dijo...

Jaja, curioso y extraño! Muy interesante, Leyre, un beso!