sábado, 29 de diciembre de 2007

Viaje y así.




Cada mañana, un abrazo.

Llenar el equipaje de oportunidad para aprender a personalizar lo aprendido, superando límites y abriendo la mente para disfrutar de una vida creativa, mágica, diferente, que nos aporte libertad para observar, responder o elegir.

Nos instalamos en cualquier corazón, sin querer ganar ninguna batalla, de manera natural o incluso circunstancial, determinando una felicidad especial capaz de completar todo ámbito espiritual. Sólo el propósito de dar placer es la recompensa hacia la paz.


Creo en lo valioso de la vida, no en el éxito, en la conexión, no en la complicidad, en el amor, no en el compromiso.

No importa nada, sólo saber que hay aire para respirar, vida para dar amor, tiempo para ser feliz y pureza para envejecer.

4 comentarios:

J. dijo...

Y yo que creo que el amor es juego y complicidad... y, sobretodo, compromiso; que no vale cualquiera.

Recuerdo cuántas batallas perdidas a propósito del placer...

Yo, que ya no conecto con casi nada ni casi nadie.

Leyre dijo...

Cierto, cualquiera no vale, pero no creo que vaya ligado al compromiso "matrimonial". Quizás no me haya explicado bien.Da igual.

El placer no merefería al placer sexual. Claro, muchos perdemos batallas a propósito de eso.

Ya!Con casi nada y casi nadie!Narizón que te va a crecer!

yanost dijo...

Vaya, muy profundas estas palabras que escribiste, las he tenido que leer varias veces para sentirme seguro de lo que escribías (esta disfaxia...).

Lo último es lo que más me ha gustado y me parece uno de los muchos pilares fundamentales a seguir para poder seguir una vida sencilla y nada maniqueísta (tenía ganas de emplear esta palabreja :P).

Peeeeeero.... claro, ya empezamos con esto sí y esto no. La vida es valiosa de por sí, pero ha de tener un sentido para que no sea vacía y eso implica una meta o éxito y es; como bien dijo Dalai Lama, la felicidad (sea en estúpidos valores terrenales o inmortales). La conexión... ese lazo entre almas gemelas que te da rumbo a la vida porque tu vida deja de ser tuya y se pluraliza (con mucho gusto cabe destacar), me es muy difícil opinar sobre algo que de momento no he experimentado y que me frustra. El amor, esa sensación maravillosa muy difícil de describir, pero sí de clasificar, no es lo mismo el amor de una madre que el del hijo, el de un hermano al de un amigo etc... En eso sí que estoy de acuerdo con Javi, Amor en cualquier ámbito es compromiso de transmitir ese sentimiento noble con el que amas.

Soy un desilusionado del compromiso "matrimonial" porque creo que es una palabra que está siendo muy poco valorada hoy en día, está casi a la altura de una moda o un capricho. Para mí un verdadero compromiso matrimonial es el motivo para dejar de llorar cuando envidias a la gente con sus bodas de oro y esperar con esperanza y orgullo a las de platino, porque quitando los hijos, el sentido de un matrimonio es la inefabilidad de la elección y la reafirmación de que esa persona es tu alma gemela.


PD: me he apurado mucho al final :P la próxima vez prometo ser más breve.

Leyre dijo...

Yanost aquí no existe la brevedad, y lo agusto que te has quedado?Te expresas mejor que yo.
No tengo palabras, un abrazo grande!!!!

No te desilusiones, aparecerá tu alma gemela. Espero ser testigo.

;-)