viernes, 26 de octubre de 2007

Caminando con el agua


Un cambio siempre genera un poco de tristeza. Mudanza.

Me parecía insignificante irme tan lejos. Estaba segura de que con el tiempo irían estrechándose un poco las relaciones. Tenía miedo a lo desconocido. El día que me enteré de tan descabellada decisión, sentí la más profunda de las tristezas. Me negué en rotundo, pero me sacaron a toda costa.

- Te va a gustar, no sé porqué te pones así. Es una casa muy bonita. Tiene dos plantas. Tu cuarto tiene el techo bajadito en madera y un armario con los espejos gigantes, como a ti te gusta. El jardín es precioso, ya verás.

La cabeza me daba vueltas, toda una vida sin poder agarrarme a nada; nómada y sin ilusión. Me instalé casi al mes de que lo hicieran ellos. La primera mañana fui a ver el entorno desde todos los ángulos. Entonces empecé a caer en la cuenta de que aquello era perfecto. Pura belleza. Recorrí el camino que rodeaba el río respirando entre los árboles, imaginando un día soleado sentada bajo uno de los sauces. Kharen nació rodeada de todo aquello.
Cada noche antes de ir a dormir, visitaba la cuna para oírla respirar agarrando uno de sus dedos. Si se ponía bocabajo, la cambiaba inmediatamente.

Nunca se sabe.

En el jardín alfombraban vistosas flores rodeando un cuadrado repleto de agua, que al tiempo llenamos con arena de playa para que el cachorro del vecino escapara de vez en cuando a hacer alguna que otra trastada.

Kharen empezaba a dar sus primeros pasos. Tuve el privilegio de estar con ella el día del estreno. Chillé como loca hasta que la pobre - por el susto- se cayó.

Y así día tras día pasaban los años. La única instrucción de convivencia era querernos.
Conocí a dos personas pivote*. Una fue cerca de aquel entorno y otra lejos.

Hoy echo mucho de menos aquello. Tengo una vida en proyecto, pero no por ello peor que entonces. Sí diferente.


Pivote* Grandes bellezas naturales que una se topa pocas veces en la vida. Y las quiero, aunque lejos, cerca.

5 comentarios:

María dijo...

Si, pero ¿y lo emocionantes que son los proyectos? ¿que tal toda la ilusión que traen siempre consigo? Toda la lucha, las ganas, los buenos momentos... la compañía en los malos momentos.... compensa ¿no?

animo con los proyectos... las cosas buenas que han pasado siempre las tendrás contigo, te acompañan en tu historia... las tienes inscritas en ti... te han hecho!! mola embarcarse en nuevos proyectos!!! ¿no?
¡¡Animo!!

Leyre dijo...

La fórmula es la ilusión, no hay más, y ahí está...cargada de emoción.
Me gusta eso que dices...te han hecho..sí...requetecho.. y tanto.jeje

Montones de besukos!!!

am dijo...

La vida cambia, es diferente, pero sigue valiendo la pena. Me gustó mucho!

Anónimo dijo...

en la vida todo da muchas vueltas... no sabes que te depera el destino, pero sino luchas por tus sueños el futuro no merece la pena...
es muy bueno que te acuerdes del pasado para que sepas que debes hacer en el futuro y como debes ser...

Leyre dijo...

Es una historia que quería contar, quizás ha dado la sensación de quedar anclada en ese tiempo. Hay momentos en la vida en el que eres realmente feliz, sólo quería decir eso, que fui feliz, sin descartar que ahora lo sea también.
Los sueños existen, son los que me hacen flotar.
Alcanzarlos es un proceso, podría hablar de meta, pero me rasca la garganta, no me gusta esa palabra, prefiero el camino.Eso es lo que me llena de espíritu, el camino.

Se consiguen, seguro. No lo dudo.