jueves, 20 de septiembre de 2007

A ti



Es una noche densa, sin luna. Un espacio de soledad y de olvido. Entonces los ojos se empapan de ti. Un suspiro de resignación -vicio del tiempo- trata de calmar la realidad, buscando un alivio a modo de estampido perdiendo el miedo a sentirme sola, olvidada e incomprendida. Vives en todo lo que siembro, pienso, tengo porque la vida es poco para quejarme sin ti.

Hoy choco con tu alma en algún trocito de aire y te recuerdo para no volverte a ver, repasando la fuerza en alguna parte del cuerpo.



A ti, que me has dado la vida.

1 comentario:

María dijo...

"Vives en todo lo que siembro, pienso, tengo " que bonito Leyre!!