domingo, 12 de agosto de 2007

Ser


Leo las últimas paginas de un libro que habla sobre la maternidad. Las mujeres siempre se ha dicho que tenemos esa pequeña debilidad un poquito más desarrollada, que no quiero decir todas. Es cierto que hay sensaciones que se disparan durante el embarazo, crisis, emociones e infinidad de sentimientos.

Hace un par de años, soñé que sostenía a mi niña en los brazos. Tenía las hormonas alteradas, sentía lo más parecido a un enamoramiento, era algo totalmente dispar. No paraba de mirarla, de acariciarla y de tocarle los pies y las manos. En fin, sorprendente.

Nunca he vuelto a soñar algo parecido.

2 comentarios:

J. dijo...

Me gusta este post. Lo he leido ya varias veces.

Leyre dijo...

Mejor el sueño.