sábado, 18 de agosto de 2007

Próximo destino.......


Cuando sabes que toda la familia está de vacaciones, ( no sé la de nadie, pero la mía es muy dependiente, donde va uno, van todos) surge la envidia. Allí montan las juergas y las risas están aseguradas, sobretodo la de mi madre. Contagiosa es poco.
Cantar en el karaoke con unas copitas de más es lo mínimo que me puedo llegar a imaginar.
Veo a mi madre haciendo que toca la guitarra o a mi tía bailando a lo exagerado moviendo la cabeza como las palomas. A mi otra tía, la pequeña, muriéndose del ataque y a mi tío (avergonzado, o no) con su manera habitual de coger la copa y soltando la ultima parida para hacer más explosiva aún la risa.
De hecho hace cosa de dos días, llamé por teléfono y estaban en el baile. Se oía una copla muy sonada, que ahora no recuerdo, y me entró la risa, porque la canción me hacía mucha gracia. El caso es que mi madre me decía, ¡No te oigo, que es que no te oigo!
Me puse a cantarle la canción.
Con lo cual la conversación, quedó interrumpida en un ataque de risa común.

Y sí, se les echa de menos.

4 comentarios:

María dijo...

jajaja esque hay que sabérselo pasar bien!!! ¡¡qué recuerdos de tardes de veranos!! jajaja

María dijo...

acabo de ver el enlace ¡¡gracias!!! correspondo ahora mismo! gracias!!

patzarella dijo...

¿vacaciones sin familia?, ¿y porque no te fuiste con ellos? Bueno..., pero también "un poco de aire" se echa de menos algunas veces, no?

Á. Matía dijo...

Yo soy de los que se ríe más cuando no están... jejeje