lunes, 30 de julio de 2007

Si hay


Todo parece normal, la vida normal, los sueños normales, la gente normal, palabras normales.
A veces se descontrolan las situaciones, se extravían los sentimientos, se pierden las esperanzas, se calcula mal el tiempo, se desconfía, se descoloca, aparece la prisa, se retrocede.

Y todo acaba así. Desbordado.

Si hay algún hueco para reír, si hay pedazos para construir, si no todo se basa en la frialdad, si hay algo más importante que todo lo demás, es porque hay, si no, es porque no.

1 comentario:

J. dijo...

Para que no se desborde del todo, hay que levantar la cabeza y mirar al futuro con tranquilidad.