lunes, 16 de julio de 2007

Un puñado


El verano está bien, hace buen tiempo. Muchos ciclistas, mucha playa, mucho todo.
Lo cierto es que no es una de mis estaciones favoritas.

Me gusta la playa tranquila, con marea baja, poca gente.

Comer helado un día cualquiera, sin hacer calor.

Ver los fuegos artificiales un miércoles.

Ir a comprar el pan en bicicleta.

Pescar en la ría o en el río, y a poder ser, corcones.

Lo bonito, es que las calles se llenan de artistas.

Te cantan canciones, te acuerdas de alguien.

Bailan, te asombras.

Se disfrazan, les rodeas.

Pintan, les haces preguntas.

Hacen magia, buscas el truco.

No hay truco

No hay truco.

3 comentarios:

marcos dijo...

las cosas más bellas son tan cotidianas que no necesitan truco. quien sabe mirarlas, ese es artista

ana dijo...

ir a comprar el pan en bicicleta... que bonito suena

Leyre dijo...

Sí, suena muy de verano azul, pero de vez en cuando hay que practicar. ;-)