jueves, 12 de julio de 2007

Las buenas noches


Son las dos y cuarto de la mañana, nunca me he quedado hasta tan tarde escribiendo.

Tengo la boca seca y recuerdo la ultima frase de mi madre antes de irse a la cama.

- ¿Qué haces? ¡Escribir, escribir, escribir, siempre escribiendo! No hagas ruido cuando te vayas a la cama.

Es muy tarde, a esas horas se dicen barbaridades.

Tengo que:

Lavarme los dientes.

Ruído de puerta, de grifo, del cepillo…Pasos..

Mañana me costará levantarme, pienso.

Le doy al botón de favoritos, seguidamente, abro el canódromo, y veo mi cara.

Me asusto, pero leo, como todos los días. No puedo remediarlo, porque lo admiro.

Mucho.

Ahora sí, ahora puedo irme a la cama.

1 comentario:

sheila dijo...

Ay con "la ama" ...
Hola!! Esta bien esto de los relatos eh! Yo, siendo tu, haría alguna novela o algo así, tienes madera de escritora. :)