jueves, 19 de julio de 2007

En el cielo




Vivir rodeado de niños es como vivir como Pitter Pan, nunca creces, o mejor, no dejan que crezcas.

Eso me pasa.

Hoy conversaba con mi madre sobre el aniversario de varios fallecidos, un tema un tanto triste. Cuando de pronto, Kharen preguntaba:

-¿Y cómo se siente cuando muere uno, cómo se siente?

Nos hemos mirado asombradas.

- Eso no se siente Kharen, es muy difícil, vamos al cielo y allí hablamos y nos reímos.

- ¡Ahh, entonces desde allí echamos los truenos!


Todos pasamos por este tipo de preguntas y cuando toca responder, seguimos en las mismas.

No hay comentarios: