miércoles, 4 de julio de 2007

Como la Trucha al Trucho




Llevo días, meses o años mirando y mirando matrimonios con sus hijos, ancianos, niños, rodeándome de pura vida, y me pregunto si de verdad eso existe, si hay tiempo para tanta vida.


Suelo coger el autobús, porque el topo me priva de paisajes…y miro al cielo muchas veces intentando ver lo que en vida no puedo.

Me responde. A veces me sonríe, a veces me grita…pero siempre está ahí, con eso basta.

Hace poco veía un cortometraje en el que un padre le decía a una niña abriéndole sus brazos:

-¿Cuánto me quieres?

A veces pienso que cuando se hacen ese tipo de preguntas es porque necesitas que te lo digan.

-Así de grande- extendiendo sus brazos con fuerzas.


Me recuerda a las miles de veces que le digo a mi hermana:

-¿Me quieres mucho?

-Sí

-¿Cuánto?

-Como la trucha al trucho.

Sólo ese momento me llena de felicidad.

Después viene una pelea de cosquillas.

Aunque tenga que regatearle besos, aunque no me haga caso, por lo menos sé que lo sigue recordando.

No hay comentarios: