domingo, 29 de julio de 2007

Amor


Las abuelas han sufrido mucho en la vida.

Es mi única abuela, puro tesoro.

Cuando hablo con ella, sólo es paz. Ella me mira a los ojos, sabe si estoy bien o si no, sabe más que nadie.

Después de darle un abrazo grande, me ha dicho:

- Leyre, cuídate mucho cariño, que si no te cuidas tú, no te va a cuidar nadie. Te quiero mucho, mucho.

La frase suena triste, pero no.

1 comentario:

marcos dijo...

Una verdad de abuela